lunes, 20 de marzo de 2017

Reseña: Pésimas personas



Autor: Mariño González
Saga: Autoconclusivo
Páginas: 83
Editorial: Arlequín
Año de publicación: 2014

 
Introducción:
No sabía qué esperar de este libro, me lo vendieron como algo original por el tipo de humor que maneja el autor, además de ser una joyita mexicana. ¿Y qué creen?... Vaya que me sorprendieron las historias pero por la ironía que manejan, y debo de reconocer que las metáforas que usa para hablar de ciertos convencionalismos sociales, la soledad, la traición y la muerte, entre otros, son bastante peculiares.

El libro se compone por 10 cuentos breves (el más largo es de 12 páginas) y se divide en dos categorías “Venganzas diminutas” y “Guía del pequeño vacacionista”.

Cada relato tiene una combinación de ironía, humor, crueldad, muchas cosas absurdas y crítica social, además de confusión.


Trama:
Conoceremos la historia de una pareja que adopta un perro punk, pero resulta ser más que una mascota pues se termina acostando con la novia del protagonista, y al final el perro logra una trasformación y se convierte en lo que algunos dirían “una mejor persona”.

También veremos la difícil situación por la que atraviesa un hombre que sólo busca escapar del recuerdo de su ex novia pero a cualquier parte del mundo a la que va, ella está ahí >_<
Y ni qué decir de la invasión alienígena más gourmet y rancia de la que hayan escuchado =/

Hubo una historia en particular que me gustó bastante por la forma en la que aborda el tema de que cuando muere un ser querido o alguien cercano a nosotros en realidad no lo dejamos morir o descansar porque le tenemos tan presente en nuestros pensamientos, hablamos de él, lo extrañamos, le gritamos, etc., que no lo dejamos ir.  [El cuento es chistoso, algo irónico como todos los demás pero bueno]


“Y soy feliz porque me odio con ira ajena más de lo que nadie, nunca, podrá llegarme a odiar”

“-Hoy he muerto- le confía Delirio a Desgracia. Ella, sin embargo, no hace mayor caso a las palabras de su marido.
-No estás muerto, Delirio. ¿Si estuvieras muerto estaríamos hablando?
-Creo, Desgracia, que como tú sigues creyendo que estoy vivo sigo vivo. Así de sencillo.”

“El viernes 27 de enero fuimos a quemar una librería.
Supe, entonces, que la amaba.”

“He terminado de escribir mi primer poema. Es horrible. Versos por aquí y versos por allá y no atiné a contar las sílabas como Dios manda. No importa. Este poema es mi sentencia de muerte y ella será feliz al recorrer mi cuello con la navaja. Me pregunto si mi sangre será dulce”


Conclusiones:
Con el respeto que me merece el autor, pero no inventen, pareciera que Mariño se fumó unos churros de mota y salió a caminar por las calles de la Ciudad de México y mientras veía una escena de celos entre una pareja o un señor aburrido en el microbús se le ocurrió crear una historia con jirafas, elefantes y muertos que no terminan de morir porque no los dejan.  
 
Es un libro muy corto que te lo acabas en un ratito, sin embargo no es para todos los gustos. A mí me agradó pero no es mi estilo, lo saben.

Y puedo decir que tuve la suerte de encontrar este pequeño libro en la "FIL Guadalajara 2016", al acercarme a una editorial que no sabía de su existencia, Arlequín; porque tomé la decisión de conocer nuevos géneros y autores, salir de mi zona de confort xD

¡Por cierto, olvidé decirles que algunas personas clasifican al libro como literatura punk”! [Lo que no sabía que existía -.-]

Les recuerdo que estoy celebrando el primer aniversario del blog y estoy sorteando una tarjeta de regalo por $500 en Amazon. Es muy fácil participar, sólo deben entrar aquí o dar click a la imagen del sorteo en la columna derecha.