domingo, 20 de marzo de 2016

Reseña: Los migrantes que no importan


 

Autor: Óscar Martínez
Páginas: 289
Editorial: Sur+ en colaboración con elfaro.net
Año de publicación: 2010




Introducción:
“Los migrantes que no importan” fue escrito por el periodista Salvadoreño Oscar Martínez, quien recorrió sino todos sí muchos de los caminos que los migrantes realizan desde que salen de su país de origen en Centroamérica hasta llegar a la frontera con Estados Unidos; las historias relatadas en el libro fueron recopiladas en un periodo del 2008 al 2009.

Esto no es fantasía, es la realidad que viven miles de personas año con año; son las pesadillas que uno tiene sobre abusos, muerte, robo y violaciones.
En el libro te cuentan la historia de aquellas personas que en busca de una vida mejor pasan por difíciles situaciones y viajan durante meses en condiciones deplorables con la única esperanza de llegar a la aclamada “tierra prometida” y tener la posibilidad de una mejor vida.


Contenido:
Lo que van a encontrar son los relatos de migrantes que hicieron hasta lo imposible, una y otra vez, para salir de la tierra que los vio nacer y, de todas las desventuras que han pasado durante su camino a la “gloria”; todas contadas por el periodista Salvadoreño que escuchó y acompañó a estas personas durante algunos tramos montados en “La Bestia”, escondidos de la migra entre los matorrales, en prostíbulos, en casas de apoyo a migrantes, en zonas olvidadas por el hombre pero asediadas por el narco, e incluso frente a la barda que separa a Estados Unidos de México.

Sus páginas están repletas de historias sobre el abuso de autoridades; la íntima relación que tienen el crimen organizado, el narcotráfico y los migrantes; anécdotas por las que “La Bestia” recibe su nombre; la porquería de sociedad en la que se convierte un pueblo al abusar de los migrantes; y lo que debe hacer una mujer para sobrevivir en el camino o por lo menos para no volver al lugar donde nació.

Conclusiones:
No es una lectura agradable para quienes no están acostumbrados a ver o saber de hechos violentos y las situaciones reales que se viven en el mundo.
Es triste, vergonzoso y provoca mucho coraje darte cuenta de que esto es realidad, y que si así era la situación en el 2009 ¿Cómo creen que sea ahora?